Pico San Miguel por Desierto de los Leones – CDMX

Reseña escrita por: Miriam Garcia Apolonio
Fecha: 30 de Julio 2016

Vivir en la ciudad tiene sus asegunes. Nos enseñaron que la mejor educación, salud y oportunidad laboral están ahí. Nos jactamos de la grandeza de su infraestructura pensando que eso nos conlleva al “progreso” y por lo tanto a una mejor vida. Sentimos orgullo al demostrar que la civitas es una de las grandes obras del ser humano. No obstante, la ciudad también fabrica gente apática, agresiva, egoísta y enferma.

La misma sociedad impone que todo lo que está dentro de la ciudad es civilización y lo que está afuera es barbarie. Por lo tanto, si seguimos esta concepción, el campo, el bosque, la selva y todo ecosistema representa lo salvaje. Dicha dicotomía civilización vs barbarie no es producto de la modernidad. Las civilizaciones antiguas de Occidente ya la tenían muy arraigada. Sin embargo, si revisamos las cosmovisiones de Asia, África e incluso América, el ser humano no acude a la naturaleza para dominarla, sino para adquirir educación, salud y por lo tanto, una mejor vida.

13918678_10153936715357144_1249184901_o

A tan sólo media hora de la Ciudad de México se encuentra un bosque llamado “Desierto de los Leones”. Los habitantes de dicha polis, en su mayoría, no se han atrevido a cruzar el muro que divide la civilización de la barbarie, quizás por miedo, apatía, desinterés o ignorancia. A pesar de eso, siempre hay personas que atraviesan la frontera de lo convencional y que al hacerlo se liberan de prejuicios, se sensibilizan y lo más importante, aprenden de la Madre naturaleza.

En esta ocasión, un grupo de citadinos llamados “Trepacerros” cruzaron dicha barrera. El susodicho se compuso por jóvenes de distintas ciudades nacionales e internacionales, así como también algunos amigos caninos se unieron a la travesía. El propósito en común fue subir el pico San Miguel. La experiencia espiritual de cada uno es otra historia, no obstante, podemos hablar de un comportamiento colectivo que se logró en el bosque y que difícilmente se percibe en nuestra caótica ciudad.

13898484_10153936717027144_1805575682_o

El sentido de formar un equipo, un nosotros es una de las enseñanzas más importantes que se asimiló en esta caminata. Todos tuvieron un fin en común: subir un cerro. La experiencia de cada integrante hizo que este trayecto fuera sencillo o sinuoso. Algunos subían muy rápido y otros demasiado lento, todo esto debido a las condiciones físicas de cada uno. Al percatarse de ese detalle no había otra alternativa más que alentar al que se quedaba atrás, esperarlo, caminar a su ritmo para hacerlo sentir seguro y que no estaba solo.

13898218_10153936714987144_190916777_o

El universo está compuesto por ritmo, decía Parménides. Cada ser que lo habita se constituye por un ritmo propio. La misma Tierra está formada de ello: lo apreciamos en sus ciclos de vida y en sus estaciones. No podemos modificarla, empero sí adaptarnos a ella. Los “Trepacerros” ejecutaron esta enseñanza con maestría, y digo con maestría porque todos se adaptaron al ritmo de cada integrante y juntos llegaron al Pico San Miguel.

Miriam

Desnivel: 950 mts
Altura max: 3750 msnm

Anuncios

Un comentario sobre “Pico San Miguel por Desierto de los Leones – CDMX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s