Campamento de integración “El Salto” enero 2017

Reseña escrita por: Xiomara Garza Vázquez
Fecha: 21 de Enero del 2017

Como acostumbrada imposición de metas de año nuevo, el primero de enero de 2017 decidí que, ahora sí, iba a hacer ejercicio; unos días más tarde una amiga mía del Tec de Monterrey me contó de un grupo llamado Trepacerros que se dedicaban cada domingo a hacer lo que su nombre muy bien describe. Me comentó que quería inscribirse para sentirse obligada de alguna forma a levantarse de la cama cada fin de semana después de que el entusiasmo de año nuevo, vida nueva se le pasara.

Con ese mismo espíritu, y sin pensarlo dos veces, decidí inscribirme. El jueves de esa misma semana me llegó mi primer correo: “Camping de integración El Salto enero 2017” de Trepacerros Club de montañismo. Me anoté en la lista y descubrí que mi amiga no se había inscrito. ¡Me abandonó! Estaba en un dilema. No sabía si no ir y quedarme en mi hogar sin ningún tipo de incomodidad o extrañeza o ir y pasar un fin de semana COMPLETO con personas totalmente desconocidas.

Tomé la decisión correcta. El sábado a las diez y media de la mañana estaba lista en el punto de reunión. A los pocos minutos llegó una gran camioneta que se veía equipada para todo tipo de aventuras. Después de una breve presentación, cargamos nuestras mochilas y sleeping bags y partimos hacia El Salto del Agua en Ciénega de González, Santiago, Nuevo León. Durante el camino, la hermosa vista de las montañas verdes, el olor a pino, el aire fresco y la amena charla reconfirmaban que mi decisión había sido buena.

En Ciénega de González hicimos una parada para comprar elotes asados, gorditas dulces de harina, entre otras cosas necesarias para la integración (si sabes a lo que me refiero). Otros veinte minutos más de camino, y ya estábamos descargando todo de la camioneta y eligiendo el mejor lugar para armar las casas de campaña. Javier, el guía, me comentó que esperaban alrededor de ¡cien personas! En ese momento no le creí. Después de que estuvieran listas las casas, Javier nos explicó como equiparnos, aprendimos los nombres de arnés, mosquetón, ocho, entre otros que a lo mejor no aprendí tan bien. Todo eso era necesario para la actividad que íbamos a realizar, rapel.clase-rapel

grupo-riendoLa gran atracción de El Salto del agua, es precisamente el lugar que rapeleamos (dos veces :D), y por la cual lleva su nombre. Es una formación hecha por el agua en una de las paredes de la montaña, que hace un pequeño cañón de aproximadamente cuarenta metros de altura, que cuando tiene agua corriente forma una cascada y abajo un lago al que se puede saltar. En ésta época no lleva agua, pero no deja de ser igual de impresionante.grupo-de-5-con-saltoÉramos cuatro personas nuevas, algunas de las cuales nunca habían practicado rapel en su vida, y tres veteranos. Estos últimos nos trataron como si hubiéramos sido sus amigos de toda la vida, creo que esto y su sencillez nos dieron la confianza a todos de hacer el rapel y sentirnos seguros con todas las indicaciones que nos daba el guía. Ha sido una de las mejores experiencias rapelear por esa cascada seca, espero pronto poder hacerlo con agua. Durante este tiempo fueron llegando más y más personas, para cuando acabamos la actividad ya había oscurecido, pues varios decidimos realizar de nuevo el rapel, pero ahora guiado. Fue la primera vez que hice un rapel guiado en mi vida, es como ir bajando, pero en diagonal, quería quedarme entre esas piedras por siempre, apreciando su belleza y grandeza.xiomy-bajandoDe regreso al campamento, ¡confirmé lo que nos había comentado Javier, fácilmente se contaban cien personas! Se juntaron varios grupos y empezaron a prender sus pequeñas fogatas para preparar la cena. Después prendieron una gran fogata, me senté ahí a recibir un poco de su calor, muchos comenzaron a sentarse alrededor de la fogata, después de un rato me recosté en un tronco y descubrí que estábamos cubiertos por el cielo más hermoso, un azul oscuro, profundo, casi negro con miles de estrellas centelleantes. Tampoco quería que eso se acabara. Lo especial de esa imagen es que el campamento fue levantado dentro de un cañón, entonces las altas montañas servían de marco a tan especial tapiz, es muy difícil ver tantas estrellas cuando estás en la ciudad. Alguien comenzó a tocar su guitarra, después alguien más lo siguió con el banjo, y le dieron un toque bohemio a la velada.canon

fogataCreí que no se podría poner mejor, pero supongo que los Trepacerros siempre sorprenden. La integración siguió hasta las cinco de la mañana, y para algunos, hasta el amanecer.

Cuando yo me levanté, ya se estaba organizando una caminata al ojo de agua que estaba a aproximadamente hora y media. Desayuné un mango, me lavé los dientes, desperté a los que se dejaron y emprendimos de nuevo hacia otra aventura. Me quedé atrás en el camino junto con algunos otros, y después de hora y media de caminar creí que eso del ojo de agua era pura mentira, un engaño nada más. Pero pronto nos alcanzó otro grupo que partió después, nos aseguró que íbamos en el camino correcto. Decidimos no perderles el paso, y en cinco minutos ya estábamos en el anhelado ojo de agua. Al llegar pensé en sólo meter los pies, pues estaba tomando antibiótico, no fuera a ser que me enfermara más, luego creí que hasta las rodillas estaría bien, pero al final simplemente no pude resistir y termine sumergida en la claridad del agua. Valió completamente la pena, después más gente se empezó a meter. Te sientes renovado después de un baño con agua tan pura. Nos dijeron que es agua potable, pues sale recién filtrada, y la puedes usar para rellenar tus termos. Casi que fui obligada a regresar al campamento.todos-todos

grupo-de-4En el campamento, ya estaban almorzando huevito con salchicha cuando llegamos, nos unimos a la mesa y después de comer, recogimos todo para regresar a Monterrey. De regreso llegamos por las mejores nieves a Heladería La Regia en Santiago para, obviamente, cerrar con broche de oro.todosEs verdad que en la montaña nadie tiene máscaras, te muestras tal y como eres, lo padre del asunto es que nadie te juzga. También me sorprende la generosidad de todos, y la solidaridad de apoyarse mutuamente cuando algún problema surge. Creo que encontré un excelente grupo de personas para cumplir mis propósitos de este año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s