El Coahuilón

Reseña del Coahuilón
Fecha: Domingo 29 de Mayo 2016

Esta ocasión nos tocó visitar el cerro del Coahuilón, la que sería una montaña nueva para la mayoría del grupo; el clima prometía ser bastante variable, mucho calor y probabilidad de lluvia, así que fuimos sólo 6 exploradores para esta ocasión: Gabriela Pulido, Chrystian Yepiz, Héctor Curcho, Edgar García, Roberto de los Santos, y Leonardo Zamora (redactor).

Partimos a las 7:30 AM en dos autos con rumbo al ejido Mesa de Tablas, en Arteaga, Coahuila; demorando un par de horas en llegar. Nos estacionamos en la plaza frente a la iglesia e iniciamos el recorrido a las 9:35 AM (2570 MSNM aprox.).

20160529_114850

El cielo se veía nublado, de hecho habíamos visto que llovía en la Viga y otras partes, el paisaje en verdor prometía un excelente día, quizás hasta caminaríamos bajo la lluvia. Seguimos un paso ligero, el plan era andar a ritmo constante sin consentir, pero disfrutando del paseo.

Cruzamos una tranca para luego ingresar por una vereda, y pasar cruzar una cerca. El sendero es muy amplio, supongo se trata de un cortafuegos que abrieron hace tiempo, las nubes rompieron el cerco al sol y pronto estábamos caminar por la sombra para evitar insolarnos, hicimos una parada y aprovechamos para untarnos bloqueador solar.

Llegamos a una meseta elevada a 3160 MSNM, donde se antoja acampar, ahí vimos caballos y vacas pastando libremente, cabe decir que los árboles grandes escasean y resaltan grandes árboles secos, me parece sobrevivientes de un antiguo incendio, así que vimos muchísimas flores, siendo las moradas y las amarillas las predominantes. Desde ahí era visible la cumbre, nos faltaba poco menos de la mitad en desnivel.

Nos encaminamos hacia el puerto para ascender por la vereda junto a la arista, esta vez el sendero estaba más sombreado y se hizo más fresco, vimos el azul del cielo en algunos puntos, pero luego se volvió a cerrar. Al caminar sobre la arista vimos cómo esta carecía de árboles grandes, que no sobrevivieron al incendio o fueron talados, así que el camino fue muy franco y aumentamos el paso, así que los últimos debieron hacer un mayor esfuerzo por no retrasarse mucho, la altura se sintió un poco.

Llegamos a las cima a las 12:40 PM (3560 MSNM), un tiempo de 3 horas, había una cruz nueva, así como un diario de cumbre que firmamos, teníamos una magnífica panorámica, al sur dominaba la Marta, hacia el oriente podíamos ver la sierra de San Antonio de las Alazanas, y la Viga, hacia el norte teníamos la sierra de Potrero Abrego, el Tejocote, El Muerto, y detrás de él nubes bajas, al oriente la Bandera, la Cebolla, los picachos de Minillas, y la Veleta.

Descansamos cerca de una hora, comiendo un poco y tomando fotografías, había muchas catarinas y muy activas aprovechando el sol, el cual brindaba su luz sobre nosotros, tanto que me ardí un poco. Justo cuando estábamos listos para partir empezó a granizar, eran bolitas de hielo de 5 mm de espesor. Picaban algo así que emprendimos el descenso sin demora.

El granizo empezó a blanquear un poco el suelo, pero no duraba mucho y se deshacía, en las rocas calientes, la lluvia venía detrás nuestro y avanzábamos para descender, puesto que junto con la lluvia venía la tormenta eléctrica, pero los paisajes nos brindaban regalos que evocaban bienestar, y no sólo eso, sino que en cierto momento hubo una explosión de aromas, donde la dulce fragancia del Yerbaniz predominaba a lado de otras más.

Ya en la meseta nos despedimos de los caballos y vacas para continuar por la brecha para entonces, ya no llovía y empezó a hacer más calor, afortunadamente llegando al camino plano refrescó de nuevo con una fresca lluvia, más copiosa, ahora sin granizo; fue algo especial el caminar bajo la lluvia entre el bosque. En el pavimento procuramos eliminar el exceso de lodo y ya en el auto nos cambiamos por ropa limpia (3:40 PM).

Nos dirigimos hacia San Antonio de las Alazanas donde paramos por unos elotes antes de proseguir hasta Monterrey donde llegamos poco antes de las 6 de la tarde, y nos trasladamos a comer en un restaurante para cerrar la aventura del día.

Saludos,
Luis Leonardo Zamora “Fugaz”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s