Siete rapeles del Chipitín

Reseña de Matacanes y 7 Rapeles del Chipitin
Fecha: Sábado 7 de Mayo 2016

El plan de este fin sería de cañonismo intenso todo el fin de semana, pues algunos compañeros vendrían directo del aeropuerto para vernos en el punto de reunión con los demás y hacer el recorrido de matacanes en directo, pero luego acampar en Potrero Redondo, donde nos reuniríamos con más compañeros de Trepacerros y de Espeleo; para el domingo unos ir a matacanes y los otros a siete rapeles del Chipitín.

13173691_1137345112952696_3802997218404054427_n

Matacanes
Fecha: Sábado 7 de Mayo 2016

Los Trepacerros DF llegaron a tiempo y ya todos juntos nos vimos en mi casa para partir luego de subir todo el equipo, de esta forma partimos a las 7:30 AM en una camioneta 9 exploradores: Ana Silvia Mtz. Ibarra, Naayeli Ramírez, Alicia, Romain, Diego Ortiz, Mikel Celaya, Javier Barreda, Omar Ramírez, y Leonardo Zamora (redactor).

Pasamos sin problemas por Puerto Genovevo, y me cambié a la caja de la camioneta para dormir o al menos descansar. Llegamos a Portero Redondo a las 10 AM y nos alistamos para partir, iniciando la caminata a las 10:45 AM, ya tarde, pero el plan era caminar fluido y no toparnos con otros grupos.

Fue una agradable caminata, con el bosque para nosotros, sin aglomeraciones; empezamos el recorrido casi a las 12:00 PM con el primer rapel (30 mts.) bajando al agua, el cielo estaba medio nublado, y por la hora la temperatura del agua estaba soportable, a pesar de no llevar neopreno. Seguimos avanzando por el cañón, donde cada quien lo vivía de manera distinta, llegamos al segundo rapel (20 mts.), para entrar a la primer cueva.

Luego de atravesarla, seguimos cañón abajo, pasando por distintos saltos, y toboganes naturales; fue un disfrute, caminamos fluidos, sin prisas, saltamos bastante bien, así que manteníamos el calor corporal, luego de 3 hrs. Llegamos a medio matacanes y paramos 15 minutos para comer, y así mantener la energía, para entonces ya nos había llovido y continuó lloviendo ligeramente mientras comíamos.

La poza del primer rapel

Disfrutamos mucho los saltos y el agua, así como la segunda cueva, ya en el último salto alcanzamos a un grupo comercial, a quienes pasamos, para llegar a las Adjuntas a las 6:00 PM, luego de 6 hrs. De recorrido. Ahí comimos y nos cambiamos, para luego subir en camioneta hasta el sitio de acampada, el terreno de Chuy Guerrero que amablemente nos lo prestó.

Ahí ya nos esperaban Sofía, Alan, Oscar y Alberto, quienes sólo acamparían. Más tarde llegaron en 4 camionetas más compañeros de espeleo, luego de cenar nos acostamos; pero nuestros compañeros que irían al Chipitín llegaron hasta las 12:30 AM, y es que tuvieron problemas con la camioneta y eran muchos, 16 personas. Alcanzaron a cenar y dormir; llovió copiosamente, pero en la mañana el día se veía bastante bien.

7 Rapeles del Chipitin
Fecha: Domingo 8 de Mayo 2016

Nos levantamos más tarde de lo planeado, nos tomamos la foto grupal, y mientras 9 compañeros partieron hacia matacanes a las 8:30 AM (Clement, Melanie Klee, Angel Ramírez, Arnaldo, Miguel Elizondo, Daniel Toulet, Brandon, Jorge, y Choy), los demás apenas estábamos preparándonos.

De esta forma salimos a las 10:30 AM un grupo de 19 exploradores hacia los 7 rapeles del chipitín, conformado por: Alejandra Cerecedo, Alejandra Bañuelos, Gabriela Pulido, Telma López, Armandina Ramírez, Alberto Aceves, Héctor Curcho, Adrián Medina, José Luis Soto, Roberto de los Santos, Ana Silvia Mtz. Ibarra, Naayeli Ramírez, Alicia, Romain, Diego Ortiz, Mikel Celaya, Javier Barreda, Omar Ramírez, y Leonardo Zamora (redactor).

Iniciamos con una caminata tranquila, esta vez todos con Neopreno, para iniciar el recorrido en el cañón a las 11:30 AM, para esto el nivel del agua había bajado, el primer salto era opcional, así que algunos le sacaron la vuelta, el segundo salto si es obligatorio, y al llegar al primer rapel vimos que la poza estaba seca. Así que debimos hacer un rapel guiado.

En seguida continuamos con el segundo rapel y el tercero, en cada uno todos fueron mejorando su destreza y confiando más en el equipo, la poza del tercero estaba seca. Ya luego bajamos por el cuarto que es más alto y cae a un poza con agua, para entonces todos comimos mientras esperábamos nuestro turno.

13177297_10208973447511748_4009007571203790548_n

Luego de estos caminamos un poco para llegar al quinto rapel para unirnos y entrar al cañón principal de donde se alimenta de agua la cascada del Chipitín, este lo hicimos por dos vertientes, la de la izquierda en rapel volado, y la derecha en un pasadizo. Seguimos por el agua, y ahora sí que estaba bastante fresca. Llegando al tobogán, vimos que era muy tarde ya y optamos por bajar deslizándonos por él en lugar de hacer un rapel extra. Lo cual fue por mucho más divertido, y es que el tobogán se ve temerario.

De esta forma llegamos a la puerta, cabe decir que fue el cumpleaños de Diego y le cantamos por enésima ocasión las mañanitas. Javier bajó en primero para montar la guía del rapel y fuimos mandando uno por uno a todos los demás; la vista desde este rapel es espectacular y vaya que pone los nervios en alerta, más de uno vio como llegaba al límite, y todos superaron la prueba. Ya cuando nos tocó desmontar este rapel la gran mayoría estaba ya descansando al pie de la cascada.

En este rapel hubo muchísimas emociones, por un lado algunos casi llegaron a paralizarse, hubo quien de plano no quiso ni abrir los ojos, salvo en ciertos momentos. Mientras tanto el tiempo pasaba, y empezó a tronar y llover. En cuanto a mí, lo disfruté mucho, de hecho al quedarme solo al final sobre la cascada, ya con el silencio acompañado con la música de fondo de la cascada en ese mágico lugar llegó un colibrí a beber agua y revisar quien era ese visitante, fue un instante especial, de que somos parte de algo muy grande.

Al desmontar el penúltimo rapel, el de la cascada, la cuerda se atoró en la grieta de la roca, pero afortunadamente logramos zafarla con éxito y continuar, pero demoramos mucho al volver a montar el último rapel (el cuál podríamos haber puesto sólo una cuerda de 65 mts.), así que bajé en el último con los últimos atisbos de luz natural, luego de tirar la cuerda aún con luz natural, la guardamos en total oscuridad, iluminados ahora sí con linternas.

13151839_10208973454591925_6018062225149382969_n

Ya para entonces casi todas habían partido, sólo nos quedamos Javier, Roberto, Mikel, Diego y yo, guardamos todos y emprendimos el ascenso hacia Potrero Redondo, Javi puso muy buen paso y demoramos 40 min. En llegar a la camioneta; ahí nos esperaba Yuliana con los demás, nos cambiamos de ropa y guardamos todo, para bajar en dos camionetas.

Lo que continuó fueron 2 horas y media de camino hasta llegar a Monterrey, donde nos despedimos para cada quien ir a su casa, para terminar de cenar, bañarse y dormir. Realmente esta fue una experiencia que llevó a sus límites a la mayoría, algo extraordinario.

Saludos,
Luis Leonardo Zamora “Fugaz”

Anuncios

2 comentarios sobre “Siete rapeles del Chipitín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s