La Blanca

Reseña escrita por Luis Leonardo Zamora (Fugaz)
Fecha: 28 de Abril de 2013
Título alternativo: “Dibujando y explorando mapas.”
Fotos: David Salas
Altimetría:

Ya hace tiempo me puse a dibujar la ruta para subir el cerro de La Blanca ayudado con referencias y reseñas; así que al ver que se pronosticaban lluvias decidimos ir a explorar dicha ruta, el reto lo tomamos 5 exploradores: David Salas, Alberto Arrieta, Alejandro Pantoja, Daniel Santos y Leonardo Zamora (redactor), partimos del sitio de reunión cerca de las 7:30 AM para dirigirnos rumbo a Rinconada, para dejar el auto en la gasera que está en Casa Blanca a un costado de la carretera Mty-Saltillo.

Monterrey estaba dentro de las nubes, de hecho en la carretera atravesamos la espesa neblina, para salir de ella y encontrarnos con que aquí no llovía, a pesar de que todo estaba nublado y no podíamos ver la magnitud de las montañas alrededor.

Vista a la Blanca

De esta forma iniciamos el recorrido a las 8:20 AM, adentrándonos al cañón de Casa Blanca, mantuvimos un buen ritmo aprovechando que estaba nublado, escuchábamos truenos, pero sin indicio de lluvia. Escuchando como resonaban nuestros pasos entre las piedras del lecho del cañón. Al ir subiendo al paso del caballero, vimos a un grupo de montañistas cruzándolo, por lo que mantuvimos un ritmo fluido para darles alcance esperando pararían a descansar.

El paso del caballero es un paso horadado en la pared con explosivos para aprovechar una abertura natural y cruzar del otro lado de una sierra larga a modo de muro. Paramos justo en la abertura sin ver a nadie, pero como hacía viento decidimos seguir más adelante, encontrando a los montañistas que iban hacia la Calle, platicamos unos minutos y nos despedimos.

Hasta ahí era el terreno conocido, de ahora en adelante seguiríamos el mapa en el GPS, así que tomamos rumbo al sur para ir directo hacia la montaña, que sería nuestro objetivo, la cual estaba cubierta de nubes y simplemente no podíamos verla, lo cual en parte fue bueno, pues no podíamos apreciar el desnivel y magnitud del recorrido.

Seguimos de esta forma hasta llegar a un par de casitas, solas, pues la gente sale a trabajar, aquí en lugar de cruzar directo entre el arroyo y seguir el sendero correcto, cruzamos el arroyo antes de tiempo siguiendo senderos no muy marcados esquivando espinas. Mantuvimos el rumbo sur, encaminados hacia una cañada natural, y encontramos el sendero de nuevo.

Sin embargo, luego de aquí el sendero al ser muy poco practicado se hizo perdidizo y luego de una revisión lo hayamos de nuevo, siguiéndolo a lo largo del costado de la cañada, para luego seguir por un zig-zag que nos llevó hasta una mina abandonada, donde aprovechamos para descansar, teniendo una espléndida vista hasta la carretera, a través del cañón de reflexiones, apreciando también el paso del caballero.

Continuamos por el camino ascendiendo por una cañada encontrando una mojonera que nombraba a esta mina como ‘La Negra’, poco antes de llegar a la arista del cerro. El cerro estaba cubierto por nubes y sin el mapa no podíamos apreciar el recorrido, nos faltaban unos 500 metros de desnivel en un kilómetro horizontal. Para entonces llevábamos 4 horas de recorrido.

El último ascenso fue cansado, al final apretamos el paso, para llegar los primeros a las 13:10 AM, y los último 10 y 15 minutos después; nos tomó 5 horas llegar a la cumbre. Al principio pudimos ver parte de la Calle y el Escorpión, pero a la hora de las fotos las nubes nos lo impidieron.

Comimos y procuramos dormir un poco, imaginando la vista privilegiada desde este punto, y viendo que las nubes no cedían emprendimos el regreso luego de las fotos oficiales de cumbre. En la bajada debimos parar en ciertos puntos para quitarnos las espinas. Llegando a la mojonera, Alberto pisó una gran roca en un ángulo que la hizo girar y afortunadamente sólo lo golpeó en la pierna, dejándolo un poco adolorido.

David Salas, Alberto Arrieta, Leonardo Zamora, Daniel Santos y Alejandro Pantoja en la cima de la Blanca
David Salas, Alberto Arrieta, Leonardo Zamora, Daniel Santos y Alejandro Pantoja en la cima de la Blanca

Descansamos nuevamente en la mina para luego emprender la bajada, donde el objetivo era bajar por el chorreadero de piedra, donde Alejandro, David, y Alberto aprovecharon para deslizarse y divertirse, mientras Daniel y yo bajamos por un costado. Ya todos juntos bajamos con mejor ritmo por el sendero esquivando espinas.

En la parte confusa pasamos literalmente corriendo siguiendo el sendero y esquivando las espinas a ‘toda velocidad’, fue algo realmente divertido, reagrupándonos pasando las casitas; para entonces el cielo se despejó y pudimos apreciar la montaña que subimos y las del alrededor. Continuamos con rumbo al Paso del Caballero descansando unos minutos en la sombra antes de cruzarlo.

Cruzamos el cañón de Casa Blanca enfocados en llegar y comer comida de verdad, que fue lo que nos impulsó en ese trayecto final, casi terminando apreciamos el cielo encapotado, avizorando lluvia, la cual sería más que bienvenida, nosotros llegamos al auto a las 6:00 PM secos, a no ser por el sudor, nos cambiamos y emprendimos el regreso a Monterrey, dirigiéndonos a un restaurante tipo bufete para reponer.

Monterrey se encontraba sumergido dentro de las nubes, ahí estuvo lloviendo ligeramente todo el día, y para las 10 PM, se soltó un diluvio, que espero haya caído a lo largo de la región, la cual está necesitada de agua; lo malo fue que se provocaron algunos deslaves.

Saludos,
Fugaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s