Cerro Chirripó, Costa Rica

Reseña escrita por Luis Leonardo Zamora (Fugaz)
Fecha: 26 de Marzo de 2013
Título alternativo: “¡Pura Vida!”
Fotos: David Salas
Altimetría: Luis Leonardo Zamora

Durante la semana santa de 2013, partimos un grupo de amigos con rumbo a Costa Rica con el fin de divertirnos y parte de ello sería subir y conocer algunas de sus montañas, por lo que empezaríamos subiendo la cumbre más alta de Costa Rica, el cerro de Chirripó con 3840 MSNM, que implica un recorrido de 20 km sólo de ida, y un desnivel aproximado de 2500 metros. Lo normal es hacerlo en 2 días, pero nosotros lo haríamos al estilo Trepacerros, es decir un solo día.

De esta forma estábamos 11 exploradores, despidiéndonos de Mariangela Vargas, nuestra guía y anfitriona, quien no pudo acompañarnos en ese recorrido. Así que los 11: Sofía Aguilar, Priscila Lozano, Joana Videgain, David Salas, Oscar Araujo, Alberto Arrieta, Luis Leonardo Zamora (redactor), Joaquín Cisneros, Yessica Itzel Oteo, Benoit Turcotte, e Isabel Olvera; nos fuimos en una chikenbus rentada con rumbo al cerro, en un viaje de 5 horas, con el tiempo medido para llegar antes de que cerraran el parque.

5310_10151437913538705_368009615_nLlegamos con buen tiempo a las oficinas del parque donde al ir al hablar con el encargado, que estaba acostumbrado a rechazar peticiones de ingreso, pues el refugio tiene espacio sólo para 20 personas y para conseguir lugar haya que reservar con 3 meses de antelación; de modo que no dio un gran susto al negarnos el acceso, pero al decirle que subiríamos en un solo día todo cambió, y nos dio el permiso solicitado.

Luego de ello nos dirigimos al hotel en San Gerardo donde nos hospedaríamos, fueron 2 cabañas en que nos dividimos hombres en una y mujeres en la otra. Aprovechamos las dos últimas horas de luz para dar un paseo por unas cascadas donde nos dimos un baño helado y tomar muchas fotografías, para luego darnos un baño y cenar para dormir previo al ascenso del día siguiente.

Nos levantamos muy temprano, para estar todo el grupo listo en el inicio de la vereda, comenzando a las 3:10 AM, liderados hábilmente por Benoit, quien impuso un paso constante que todos pudimos seguir y mantenernos unidos; al iniciar, varios se sentían nerviosos en si podrían con el objetivo; Caminamos a la luz de lámparas frontales e iluminados por la luna llena, a pesar de eso, no nos era posible apreciar del todo los paisajes en la semioscuridad; luego de un par de kilómetros Ben, cedió la punta a Isabel, justo en el momento de toparse de frente con un zorrillo que afortunadamente no la roció con su aroma, y sólo se alejó.

La punta la fuimos intercambiando procurando mantener el ritmo impuesto por Ben en un inicio, a los 4 kilómetros entramos oficialmente a los terrenos del parque, cabe decir que la vereda está muy bien marcada, a las 5:00 AM  empezó a clarear el día y con la luz pudimos apreciar la gran belleza del sendero, Helechos en forma de palmas, grandes árboles, y el trinar de las aves. Paramos en el kilómetro 8, al llegar al primer refugio, que está abandonado, aprovechando para desayunar.

Continuamos ascendiendo, saliendo de este bosque húmedo, y luego llegar al kilómetro 10 donde inicia la llamada cuesta de los arrepentidos, lo que nos acercaría al refugio crestones en el kilómetro 14 el cual al verlo tanto Isabel como Joana dieron un exitante brinco de alegría; pues llegamos a las 9 AM, una hora antes del límite. Ahí descansamos 50 minutos antes de continuar por los últimos kilómetros.

La vegetación ahora consistía de matorrales, un arroyo corría a un lado, y en las lomas de enfrente veíamos varios veneros muy altos que vertían cascadas que alimentaba el arroyo. Llegamos al paraje conejos donde partían veredas a distintos puntos, nosotros tomamos hacia el Chirripó, mismo que aún no era visible, pues estaba detr´s de un puerto al que nos dirigimos. Al llegar al puerto pudimos apreciar una de las 3 lagunas alrededor de la cima, la cual se erguía sobresaliente ante nosotros, la pendiente nos haría usar manos y pies.

El ascenso final fue retador, pues la pendiente se hace muy vertical, Isabel marchó al frente a un ritmo impresionante, una chica muy fuerte, yo me estanqué en la fila, pero como poco a poco se fueron rezagando por el esfuerzo aceleré el paso para llegar junto con los punteros, y dar un abrazo imborrable de felicidad, logro, empatía y sobre todo alegría por la meta compartida y amistades perennes.

po070Poco a poco fueron llegando todos a la cima uniendonos en dicha y logro por la perseverancia, Joana quien se sentía nerviosa fue de las mejores, de hecho p´racticamente las mujeres fueron las primeras en llegar exeptuando a Ben, Oscar y yo mismo quienes llegamos después de Isabel. Iztel llegó muy bien pese a ser su trecer cumbre, y vaya que cumbre; pero quien se llevó las loas y admiración de todos fue Sofía, quien llegó con lágrimas a la cima luego de cargar en su fardo 2 sandías, como parte de la tradición frutacerra, a la que también se unió Alberto con otras frutas de peso similar. 3820 MSNM, 20 km. de recorrido y un desnivel de 2500 metros aprox.

Las fotos no se hicieron esperar, mientras algunos dormían otros procurábamos terminarnos la comida, firmar el libro, y admirar el panorama, las nubes jugaban ocultando y mostrando distintas panorámicas, destacandose los lagos; no pudimos distinguir el océano; luego surgió el lanzamiento de cáscaras de sandía, para despertar al resto y emprender el retorno, luego de 2 horas en la cumbre.

Todos bajamos muy bien, excepto Itzel que no tenía la técnica, nos faltaba la mitad de l recorrido, batalló un poco, para cuando llegaron con los demás cambiamos de estrategia y me dispuse a enseñarle la técnica sin dejarla, de esta forma, nos movimos bastante fluidos, muy cerca del grupo principal. Sólo tuvimos un descanso en el refugio y otro cerca del km. 10.

Alberto no llevaba linterna y se adelantó todo lo que pudo con luz solar hasta el refugio abandonado donde esperó a los demás sumido en la oscuridad y los ruidos de la selva, pobre. Oscar tampoco la pasó bien, pues le dio diarrea, la otras que se enfermó fue Joana, pero salió sin mayor percance; Itzel se debilitó mucho por la falta de técnica y sufrió de sus rodillas, ya casi al final Oscar le dio un vendaje, y los últimos llegamos justo una hora después que los primeros, quienes llegaron a las 8:00 PM.

CRC - Chirripo01 AltimetriaYa en las cabañas cenamos como si lo merecieramos y nos bañamos con agua fría, preparando todo para partir de madrugada, pues Joana debía estar en el aeropuerto para tomar su vuelo.

Nos levantamos a tiempo, para salir a las 4 AM, y tomamos nuevamente el mismo camino pero de regreso, pasando nuevamente por la carretera de la muerte y comer en el mismo sitio en el camino, y llegamos con una hora de adelanto al aeropuerto despidiéndonos de Joana y nos dirigimos al super de siempre para ver a Mariangela quien se nos unió para continuar nuestra aventura por Costa Rica.

Saludos,
Fugaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s