Expedición al Aconcagua

Reseña escrita por Javier Barreda
Fecha: Febrero 1-18 2013
Fotos: Alejandro Pantoja y Javier Barreda
Exploradores: Alejandro Pantoja y Javier Barreda

Hace un año, entre plática y bromas pero al mismo tiempo hablando en serio, pensamos en cruzar fronteras y en un nuevo reto. Qué mejor que encumbrar el techo de América, el Aconcagua. En aquel entonces yo estaba en Italia, pero eso no iba a impedir organizar la expedición. Al final no me quedé en Italia y regresando a México me junté con Pantoja y hablamos porque queríamos que esto fuera en serio, decidimos fechas, ruta, estilo y el objetivo de la expedición. Nos decidimos por hacer las cosas un poco diferentes al resto de los demás: ir en febrero que es temporada media, atacar por una ruta diferente a la normal, elegimos la ruta directa del glaciar de los polacos; Sin contratar un guía, sin porteadores y en ese entonces también queríamos ir sin mulas. Invitamos a varios amigos del club Trepacerros y se apuntaron Jorge y Kike. Con 4 integrantes en la expedición, empezamos en verano nuestro “entrenamiento”, de montaña era poco, pero sí muchos kilómetros recorridos en cañones de agua fría para mitigar los calores de Monterrey. Ya después de septiembre hicimos más montaña visitando algunas montañas de la sierra de Arteaga y en total 3 idas al Pico de Orizaba, la montaña más alta de México con casi 5,700mts de altura. Los viajes fueron el primero en septiembre que culminó en cumbre exitosa, otra en octubre que resultó en un rescate y decidimos abandonar la cumbre por ayudar al prójimo y la última en año nuevo con una excursión de 7 Trepacerros, con campamento en la base del glaciar y cumbre exitosa. Durante mediados del 2012 estuvimos buscando patrocinios para financiar nuestra expedición, sin embargo no rindió frutos y nos financiamos con nuestros propios ahorros, un poco apretado la verdad pero se pudo.

Llega la fecha de partida: 1ero de febrero. Después de checar muchas veces el equipo técnico, conseguir prestado más equipo (gracias!), logística, itinerario, etc. Llego al aeropuerto casi en vivo porque estuve de turno de noche la última semana, pero con la familia presente y las mejores vibras de mis amigos, cargamos casi 100kg en maletas y nos trepamos al avión. Nervioso y con la incertidumbre de ir a escalar la montaña más alta de América, a casi 7,000 metros de altura, algo que nunca había hecho. Llegamos a Mendoza, Argentina con retraso de 1 hora y sólo nos quedaban 3 horas para movernos al centro de la ciudad, recoger los permisos, cambiar dólares, pagar los permisos e ir a entregarlos a la secretaría de turismo. Gracias a Facundo, un buen amigo que conocí en mi intercambio en Italia, que nos estaba esperando ansioso en el aeropuerto, nos movimos rápidamente al centro para vernos con Judith de la empresa Mallku y que nos diera los permisos sellados para ir a terminar el proceso de obtener el visto bueno para entrar al parque nacional Aconcagua. Todo se hizo muy rápido y en menos de 2 horas ya teníamos todo lo que necesitábamos para ir a la montaña. Fuimos a comer a casa de Facundo unas riquísimas empanadas argentinas, sacamos de las maletas lo que no necesitábamos (2 cambios de ropa de ciudad) y seguimos con los más de 100kg rumbo a la montaña. Tomamos un bus que tardó casi 4 horas en llegar a Penitentes donde llegamos al hostal Cruz de Caña operado por la empresa Lanko. Ahora sí teníamos que organizar bien las maletas, debido a que el peso total que traíamos era de 112kg. Era demasiado! Ni con la mula podíamos subir con tanto peso, así que empezamos a sacar esas cosas innecesarias y el exceso de comida que traíamos. Hasta que por fin llegamos a 96kg divididos en 60kg para la mula y 18kg cada quién en nuestras espaldas.

Hora de la cena, y la cocinera nos preparó unos escalopes con puré, era comida de montañista porque era suficiente comida para decir que yo terminé bien lleno. Último regaderazo antes de meternos 11 días a la montaña y después a disfrutar de una cama antes de muchos días en la montaña. Noche larga la cual no pude dormir tan bien por el “uyuyuy” antes de empezar oficialmente la expedición. Desde las 6am estuve despierto y esperé hasta las 8 para que estuviera el desayuno, otra vez desayuno de campeones, comí lo más que pude para entrar bien pilas a la montaña. Dan las 9:30am y Osvaldo nos fue a dejar a Punta de Vacas, nos registramos con el guarda parques y empezamos la caminata sin antes la foto oficial del inicio.

IMGP0451Paisajes muy padres, montañas imponentes, poco a poco nos íbamos adentrando en la cordillera, a lo lejos veíamos montañas y después de unas cuantas horas llegábamos a ellas y a lo lejos se veían más montañas y poco a poco íbamos recorriendo los kilómetros.

Completamos la primer etapa del viaje: llegar a Pampa de Leñas.

IMGP0457Tardamos casi 4 horas a paso tranquilo y sin prisas descansando cada 30 minutos. Nos registramos con el guarda parques y nos dedicamos a comer unos buenos lonches de jamón y queso madurados, de esos que saben “feo” pero que la verdad saben riquísimos, sólo faltaba el vino. Aquí conocimos a un campamentero que había viajado por el mundo y cuando pasó por México su plan era quedarse 2 meses, lo que se convirtió en 8 años, viviendo en diferentes ciudades de México. Nos platicó de nuestro país como si fuera un auténtico mexicano. Se sabía los apodos y ademanes típicos de cada región, tuvimos que detener la plática y continuar nuestro camino. No sabíamos que las siguientes 6 horas iban a ser de las más pesadas de la expedición, calores de más de 35°C, columpios en las colinas que hacían que el desnivel positivo no se notara y nosotros sólo habíamos cargado con 2 litros de agua, error! Tuvimos que rendir el agua de traguito en traguito. Aquí el paisaje es desértico, ni un solo árbol para darnos sombra, lo que hicimos fue meternos debajo de unos arbustos y esperar que bajara el sol para seguir caminando. Las montañas lejanas cada vez se veían más lejanas y sentíamos que no avanzábamos, de verdad ya queríamos llegar a nuestra segunda etapa: Casa de Piedra. Hasta que cercanas las 9 de la noche la divisamos a lo lejos y oh sorpresa! A nuestra izquierda avistamos por primera vez el Aconcagua, justo la cara noreste, donde se encuentra el Glaciar de los Polacos, admiramos lo imponente que se ve esa pared.

IMGP0461Seguimos hasta llegar a Casa de Piedra y nos registramos con los guardaparques, todos los demás montañistas nos veían raro por llegar nosotros dos solos, sin guía, tarde y por haber caminado lo que se hace en dos días en un solo día. Nos dispusimos a cenar otra vez lonches de jamón y queso, armar la casa de campaña y a dormir.

A la siguiente mañana todos se despertaban desde las 6am, y para las 7am ya estaban empezando a caminar, nosotros sólo salimos de la casa para dejarle a Ricardo, el arriero, algunas cosas que cargara la mula y nos volvimos a dormir. Despertamos otra vez como a las 9:30am y ya no había nadie, como buenos mexicanos nos ganó la flojera y nos quedamos dormidos, salimos tarde y llegamos tarde, pero seguros.

IMGP0463Partimos de casa de piedra como a las 12:00 rumbo al campamento base Plaza Argentina, pasamos el río varias veces, en una se me fue la chancla y fui corriendo tras ella descalzo en piedra bola, algo chistoso. Seguimos subiendo y subiendo, zig zags por las laderas de las montañas, mantuvimos el mismo paso tranquilo del día anterior, despacio, sin prisas y descansando cada 30 minutos. Cada vez veíamos más cerca el Aconcagua,

IMGP0470Pero los columpios en las colinas hacían que la jornada fuera infinita. Encontramos una roca muy grande que nos dio sombra y decidimos sentarnos a descansar, duramos más de 40 minutos hasta que vimos que unas nubes de tormenta se acercaban rápidamente y mejor caminamos rápido para ya llegar a Plaza Argentina.

IMGP0472Llegamos a las 6 en punto y todos nos estaban esperando, todos en el campamento base sabían que faltaban los mexicanos y que iban a llegar tarde, pero no tan tarde, así que fuimos bien recibidos. Un excelente recibimiento por parte de Dani y Hernán, que trabajan con la empresa Mallku, la verdad muy buenas personas y muy buena amistad hicimos con ellos, un trato de lujo y más que una relación atención al cliente fue entre amigos montañistas.

IMGP0473Al siguiente día nos dispusimos a descansar, comer, platicar con los demás campamenteros, guías y porteadores. Solamente hicimos una caminata de aclimatación hacia el “boulder”, en una hora estábamos de vuelta al campamento para seguir comiendo e hidratando. En este día fue nuestra primera revisión médica con la doctora “la pocha”. Pantoja salió bien, yo traía la presión alta y debía hacerme una segunda revisión antes de subir a campamento 1. En la visita a la casa de guarda parques nos dieron una bolsa de plástico a cada uno para depositar nuestros desechos orgánicos (fecales), verdaderamente es algo inhumano cargar con tus propios desechos pero el lado bueno es que la montaña se mantiene limpia, pero es desagradable tener que guardar y cuidar tus desechos en una bolsa y llevarla contigo. Cuando nos dieron la bolsa estábamos pensando la mejor técnica para hacerlo, a lo que un guarda parque nos explicó que únicamente había que apoyar la bolsa en el suelo detenida con una piedra, y dejar caer todo en la bolsa.

Durante el día vimos algunas evacuaciones en helicóptero de montañistas que venían bajando de la montaña en malas condiciones, principios de edema o congelaciones. Poco a poco íbamos conociendo a los diferentes personajes que viven en Plaza Argentina, conocimos a Juanpi, Felipe, la pocha, entre muchos otros con los que compartimos diferentes experiencias en la montaña. En la tarde tuvimos el privilegio de ver uno de los mejores paisajes de la expedición,

IMGP0480Sin embargo, estas nubes significaban que venía mal clima para los siguientes días. Durante la noche estuve algo preocupado por la siguiente revisión médica, sin embargo a la mañana siguiente mi presión ya se encontraba dentro de lo normal y la doctora me dio permiso de seguir subiendo. Empezamos a preparar las mochilas una vez más, nos dimos cuenta que el peso total que traíamos aún rebasaba nuestras capacidades y volvimos a sacar cosas innecesarias, separar comidas para cada día, preparar equipo técnico, etc. Hasta que dejamos las mochilas grandes en 32kg cada una. Este peso aún era muy pesado pero posible, al final terminamos con la espalda toda mallugada, contracturas, dolores en cuello y zona lumbar pero nos movíamos a buen ritmo y a partir de aquí nuestros tiempos de subida mejoraban en comparación del promedio de los montañistas.

En la subida al campo 1 empezamos a vivir el mal clima del Aconcagua, fue en la tarde entre la 1 y 5pm cuando llegaron las primeras ventiscas, nieve, el cielo se nubló y teníamos que movernos para llegar al campamento y resguardarnos.

IMGP0484En la subida nos cruzamos con varios montañistas que venían bajando de portear parte de su equipo al campo 1, nos recomendaron no salir tan tarde porque en las tardes es cuando el clima se vuelve más extremoso. Llegamos al campo 1 a 4,900 metros de altura y yo con principios de mal de montaña, un poco de dolor de cabeza, respiración y pulso agitados. Levantamos la casa de campaña, cocinamos algo rápido, ropa seca e impermeable y después de un ibuprofeno me metí al sleeping a esperar que pasara el mal clima.

?????????????Después de unas cuantas horas bajó el viento y aprovechamos para salir a llenar los botes de agua y cocinar la cena, comimos, y nos metimos a dormir. Al siguiente día el mal de montaña había pasado, me sentía mejor. Dedicamos nuestro día a descansar, organizar nuestro equipo, alimentarnos, hidratarnos y platicar con Alberto Ieralla, un guía italiano que llevaba a tres sudafricanos a la montaña. Nos platicó sobre sus experiencias en la montaña, que es guía certificado por la UIAGM, presidente de este organismo en su región, de cómo se manejan los cursos para ser guías de montaña e intercambiamos técnicas o costumbres de montañismo de nuestros respectivos países. A cada rato el clima cambiaba, a veces había sol para poder estar afuera platicando, a veces fuertes ventiscas o nevadas y teníamos que meternos a las casas de campaña, así nos la pasábamos todo el día, moviéndonos a como el clima dictara.

IMGP0489A las 9am y 6pm nos comunicábamos con Hernán en campamento base y nos daba el pronóstico del clima, para las siguientes 24 horas se espera clima despejado con vientos entre 20-30kms/hr, sin embargo, durante la noche se registraron ráfagas de 80-100 km/h que hasta movieron algunas piedras que usamos para anclar la casa de campaña. A la siguiente mañana era el día planeado para movernos a campo 2, sin embargo amaneció todo nevado y creíamos que iba a ser difícil abrir huella, pero con unas cuantas horas de sol la nieve que veíamos a los alrededores se derritió y se veía muy tentador subir a campo 2.

IMGP0498Empezamos a preparar nuestro equipo, pero en poco tiempo el clima volvió a empeorar y cayó otra nevada, así que no sabíamos si subir o si portear algunas cosas al campo 2 o quedarnos en campo 1. Terminamos por hacer una caminata de aclimatación al Col Ameghino (collado), cercana a los 5,300 msnm que es el camino que lleva al campo de Guanacos, una de las etapas por la ruta normal.

IMGP0502Justo en el Col, es la desviación hacia la ruta normal o hacia campo 2 del glaciar de Polacos, vimos que hacia Polacos la nieve no estaba pisada y confirmamos lo que habíamos escuchado los últimos días: nadie estaba yendo para allá, casi todas las expediciones habían cambiado hacia la ruta normal, nosotros decidimos mantenernos en nuestro plan y llegar a la base del Glaciar de Polacos y de ahí decidir si darle por la directa de Polacos o la travesía de Falso Polacos. Nos tomamos unas cuantas fotos con el Ameghino de fondo y bajamos a campo 1, nos sentíamos bien en cuanto a aclimatación. Cenamos, hidratamos y fuimos a dormir y esperar a ver cómo amanecía al siguiente día. Durante la noche los vientos y nevadas seguían insistiendo, había momentos en que no podía dormir por la intensidad del viento, se mueve toda la casa y me empuja constantemente. Ya llevamos 6 días en la montaña.

?????????????Vuelve a amanecer y volvemos a tener las mismas condiciones, unos 10-15cm de nieve, viento pero conforme el sol se eleva en el cielo la nieve se empieza a derretir. A las 9am nos comunicamos con Hernán y nos pasa el dato que durante el día (sábado) y al siguiente día habrá fuertes vientos pero que el lunes los vientos bajarán un poco de intensidad a 30km/h y estará despejado y será el único día como ventana de buen clima para atacar la cumbre, ya que el martes el clima empeora y sería difícil bajar desde el campo 2. Así que empezamos a preparar nuestro equipo para subir, sin embargo decidimos en únicamente portear parte de nuestro equipo y subir el resto el domingo.

IMGP0515Hice 4 horas de subida en mil metros de desnivel, bastante bien para subir entre los 5mil y 6mil metros de altura. Cuando llegué me puse mi chamarra de plumas y buenos guantes, me tomé una aspirina y caminé por campo 2 buscando a un alemán que estaba en este campo desde hace 4 días intentando la ruta directa del glaciar de polacos pero que no había tenido éxito y según esto seguía ahí, si es que no estaba congelado o muerto en la pared. No lo encontré, después de un rato llegó Pantoja y dejamos nuestras cosas entre rocas cubiertas por una sábana de emergencia y más rocas encima para proteger del viento o nieve. En pocos minutos el clima se convirtió en una tormenta así que bajamos rápido a campo 1, antes de bajar vimos a 4 polacos y platicamos con ellos, tampoco ellos habían visto al alemán y dijeron que llevaban dos días intentando atacar la cumbre por la travesía de falso polacos, pero que el viento y las nevadas les hacía imposible.

IMGP0519También iban llegando una pareja de polacos, que venían siguiendo nuestro itinerario y ellos también portearon cosas para al siguiente día subir el resto. Ya en campo 1, comimos, nos metimos a dormir y esperar que el clima mejorara durante la noche.

Domingo en la mañana y guías de otras empresas nos confirman que el único día “bueno” para hacer cumbre será el lunes, los días posteriores se pondrán feos y sólo tendremos una oportunidad para subir. Sin embargo, los vientos oscilaban entre los 30-45 km/h y las temperaturas estarían por debajo de los -30 °C, debíamos de tener cuidado por mantener un paso fluido y evitar cualquier retraso. A darle pues! A subir con todo a campo 2, otra vez subir por esos chorreaderos empinados a casi 6 mil metros de altura y mi cabeza reventando por la falta de oxígeno.

Aquí sufrí algo extraño, tuve muchos problemas para calentar dos dedos de mi mano izquierda, por más que usé doble guante, hacía ejercicios para hacer fluir la sangre, cada que descansaba calentaba mi mano con mi propio calor corporal y en menos de pocos minutos otra vez esos dos dedos perdían sensibilidad y se ponían fríos. No pasó a mayores y me apresuré por llegar a campo 2, llegué y busqué un lugar para acampar, la verdad no había un lugar óptimo para resguardarse, todos los nidos (formaciones de rocas en forma de nido para proteger del viento) estaban llenos de nieve así que daba casi igual un nido que otro. Llegó Pantoja y levantamos la casa de campaña en el nido más cercano a donde habíamos dejado las cosas el día anterior. Aquí fue donde más batallamos para armar la casa de campaña, el viento era muy fuerte que nos era difícil comunicarnos, teníamos que gritar aun estando cerca, había que usar muchas rocas para anclar y proteger la casa, discusiones por indecisiones, frío gélidos que nos congelaba las manos, el viento empujaba la nieve dentro de la casa de campaña y nosotros teníamos que evitar que la nieve entrara y mojara nuestras cosas, además del poco oxígeno que hay a 6 mil metros de altura.

IMGP0526Dato interesante fue durante este tiempo, eran aproximadamente las 4 pm, logramos divisar a una persona subiendo por la directa del Glaciar de Polacos, iba subiendo muy despacio, después nos enteramos que era el Alemán perdido y empezó a subir en la tarde para pasar la noche cercano a la cumbre dentro de una grieta de hielo, alcanzó la cumbre a la siguiente mañana y cuando iba bajando por la ruta normal se dio cuenta que no le gustaron sus fotos y volvió a la cumbre para tomar las fotos que le gustaban. Resultado: 6 dedos congelados y la mitad de la cara quemada por el frío.

???????????????????????????????Ya por fin terminamos de preparar la casa de campaña y nos metimos para poder cambiarnos a ropa térmica y meternos a los sleepings, durante el resto del día solamente comimos un paquete de 100g de carne seca (machacado) y tomamos el agua que habíamos traído desde abajo. No era nada apetecible salir a cocinar o derretir nieve con el clima que teníamos afuera, no nos quedó de otra más que esperar a que cayera la noche, dormir, desear que mejorara el clima y empezar el ataque a cumbre.

2 am y suena la alarma, curiosamente no hay viento, todo parece muy tranquilo, la casa no está siendo azotada por el viento como lo llevaba haciendo ya varios días. A pesar del frío que hacía fuera de nuestros sleepings, era muy tentador salir e ir por la cumbre. Todo tenía hielo, las paredes, nuestros sleepings y nuestro equipo, Pantoja tenía el argumento de que si salíamos a atacar cumbre durante el día dentro de la casa se iba a hacer efecto invernadero y el hielo se iba a derretir mojando nuestros sleepings, haciéndolos inútiles si hubiéramos tenido que pasar otra noche en el campo 2.

???????????????????????????????Nos veíamos tentados por salir, extrañamente no había viento a pesar de los pronósticos de ese día. Lo platicamos y decidimos prevenir antes que lamentar, y dicho y hecho dentro de un par de horas volvió el viento, lo que hubiera sido muy difícil abrir huella con la nieve fresca y las ráfagas de viento pegando. En algún momento pensé en que apenas era lunes, y si esperábamos podíamos hacer un segundo intento de cumbre el martes o miércoles y eso me debilitó mentalmente para no ir por la cumbre el lunes. Sin embargo, ya amanecidos y conscientes pensamos bien en los pronósticos que nos dieron y se ponía peor a partir del martes. Así que decidimos abandonar la cumbre y emprender nuestro camino de bajada.

???????????????????????????????

???????????????????????????????De bajada, el camino que usamos para llegar a campo 2 estaba nevado y en algunas partes la nieve se endureció, por lo que me puse crampones y piolet y fue el único momento de la expedición que pude usar mi equipo técnico. Pantoja no usó sus herramientas porque de acuerdo a su criterio no era necesario y sus crampones estaban al fondo de su mochila. Me tardé en poner mi equipo pero en pocos minutos lo pasé por la facilidad de moverse en la nieve/hielo con crampones. Seguimos bajando y ya muy cansados, afectados por la falta de oxígeno y sin haber comido ni hidratado bien, la bajada comenzó a pesar, se volvió muy tedioso y lento. Bajamos los mil metros hasta campo 1, recargamos agua y seguimos hasta el campamento base. Casi 1,800mts de desnivel negativo con los 30kgs en la espalda fue muy pesado, pero poco a poco nos íbamos acercando a plaza Argentina. Ya casi al final de la bajada Pantoja tuvo un accidente con su bolsa de desechos manchando su mochila por fuera, le tuve que prestar mi bolsa y él tuvo que cargar los desechos de los dos.

Llegamos al campo base y lo primero que hicimos fue pedirle a Dani un par de hamburguesas, Dani era apodada en el campamento como la MacDaniel´s, por sus riquísimas hamburguesas que hacían que cualquier montañista se extasiara por una hamburguesa en medio de la nada.

?????????????

?????????????Durante el resto de la tarde y noche platicamos con más personas de las diferentes empresas, les dimos a probar de la comida que llevábamos, les gustó mucho la sopa mestiza mexicana, mexican rice with chili and beans y los Bubulubus fue el hit de todos, les encantaron! Entre plática y plática me ofrecieron comprarme mi mochila de ataque y mi chamarra gore tex, entre otras cosas, a lo que yo respondí que no. Sin embargo, lo medité con la almohada y a la siguiente mañana terminé vendiendo la mitad de mi equipo, se convirtió en una vendimia sin control, ofrecían dinero por cosas que ni tenía pensado vender, vendí mi playera y lycras largas que usé por más de 5 días. Hubo uno que hasta me ofreció 10dls por mis boxers, pero esto por dignidad me negué, no podía entender cómo querían comprar ropa de 11 días en la montaña sin bañarme. En la tarde nos invitaron a un asado hecho por los campamenteros, un original asado Argentino, buenísimo! Unos buenos churrascos, vacíos, costillas y pollos a la parrilla.

En la tarde, para las 6pm seguimos nuestro camino de bajada, el plan era caminar de noche para mitigar el calor desértico y llegar hasta Pampa de Leñas, sin embargo, por las lluvias de los días anteriores, las laderas de los cerros se habían deslavado y era lento atravesar ciertas partes que estaban un poco peligrosas con caídas de varios metros. Ya cuando cayó la noche el frío se sintió y yo había vendido mis chamarras de gore tex, plumas y polar, solo me quedaba otra de plumas y había que cruzar el río varias veces, además de que también había vendido mi lámpara. Mejor montamos campamento antes de cruzar el primer río justo enfrente de Casa de Piedra, nosotros creímos que nos habían visto pero resulta que creyeron que nos habíamos seguido a Pampa de Leñas, pero como no llegamos a Pampa en toda la noche se preocuparon y ya casi mandaban a guarda parques a buscarnos, recibimos un regaño por parte del guarda parque de Pampa y nos quería levantar una multa, pero Pantoja le hizo ojitos y ya nos dejó seguir nuestro camino.

???????????????????????????????Las últimas 4 horas para llegar a Punta de Vacas fueron las más cansadas, un calor de más de 35°C, nuestras espaldas estaban desechas por cargar las mochilas y nuestros pies llenos de ampollas. Ya no queríamos caminar, pero teníamos que llegar a las 5pm a Punta de Vacas para agarrar un autobús a Mendoza a las 5:30pm.

?????????????Llegamos a las 5:25 pero aún faltaba Osvaldo que nos llevara nuestras cosas que dejamos en el hostal, así que ese primer bus lo perdimos, pero tuvimos oportunidad de ir al hostal a bañarnos y comer algo. Tomamos el bus de las 8pm y llegamos a Mendoza a las 11:30pm, pasó Facundo por nosotros y nos fuimos directo a una cama con colchón y almohada. El resto de los días fueron de turistear y fiesta por Mendoza, comidas muy ricas con la familia de Facundo, más empanadas, guisos y otro asado argentino, buenísimo! De lujo la estancia en casa de Facundo.

IMGP0558El domingo estuvimos en Santiago de Chile, nos encontramos con 3 amigas que había conocido en mi intercambio en Italia, con ellas pasamos todo el día, conocimos muchos lugares de Santiago, comimos comida típica y tuvimos el privilegio de entrar como VIP a ver un partido del Colo-Colo porque una amiga es la esposa del jugador José Pedro Fuenzalida. Dieron la 1am del lunes y nuestro día se había acabado, nos la pasamos muy bien. Una amiga nos fue a llevar al aeropuerto para empezar nuestro viaje de regreso a México.

IMGP0564Nuestra expedición se había acabado, no pudimos llegar a la cumbre pero nos sentimos satisfechos por haber hecho lo mejor que pudimos por llegar a ella. Lo que estuvo en nuestras manos siempre estuvo bajo control, lo que dependía de la montaña estaba fuera de nuestras manos y teníamos que respetarlo.

Pd. La verdad es que no subimos porque ya queríamos estar abajo para comer unas hamburguesas de MacDaniel´s. Broma!

Saludos y gracias a todos por las buenas vibras para ir a esta montaña!

Javier Barreda

Anuncios

Un comentario sobre “Expedición al Aconcagua

  1. Fui de paseo por el día al parque Aconcagua en diciembre y solamente llegue a la casa de piedra. Es increible como cambia el clima dentro del valle incluso en verano.
    Buena reseña.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s