Cañón Hormigas

Reseña escrita por Luis Leonardo Zamora
Fecha: 22 de Mayo de 2011
Título alternativo: “Explorando el naranjo Suprerior.”

Para el domingo decidimos explorar un cañón nuevo, para lo cual el punto de reunión sería en el Tec a las 6 AM, pero malamente me desvelé el sábado y no me levanté a tiempo, por lo que mis amigos pasaron por mí a la casa, y es que yo llevaba las cuerdas.

De esta forma partimos de mi casa a las 6:30 am siete exploradores en dos camionetas: Samuel Jiménez, ‘Cano’, Johari Salgado, Madelaine Dingwall, David Ceciliano, Axayacatl Maqueda, y Leonardo Zamora (redactor), dejamos una de las camionetas en Cola de Caballo y nos fuimos todos en la otra, dirigiéndonos hacia el poblado de la Trinidad, pasando por Potrero Redondo.

Aproveché para dormir en la batea de la camioneta casi todo el recorrido, el sol empezó a brillar fuertemente augurando un día caluroso, pero el trayecto entre Potrero Redondo y la Trinidad, sí que lo disfruté, contemplando las copas de los árboles, grandes pinos y encinos que daban sombra al bosque que atravesamos. Al llegar a la trinidad fue notoria la brisa por la fuerte corriente de aire que corre ahí.

Axayacatl, detuvo la camioneta en una casa casi enfrente de la secundaria,  y decidimos preguntar por alguien que nos llevará a la entrada del cañón y bajara la camioneta, y resultó que ahí vivía el Sr. Sergio Ayala, que conocía muy bien la zona y ayudaba a otros guías con esa misma labor.

Tomamos el camino que pasa por el aserradero y nos lleva a la parte alta del cañón, hasta donde cruza el arroyo que da forma a nuestro cañón, poco más adelante está el punto donde tomamos el camino para bajar a la cueva del Pterodáctilo y si seguimos el camino hasta el final deberemos llegar a un cañoncito horizontal por explorar. Nos quedamos con las ganas de explorar río arriba antes de iniciar, pero lo dejamos para otra ocasión.

Iniciamos el recorrido (1580 MSNM aprox.), entrando al cañón a eso de las 10:30 AM, le dijimos al Sr. Sergio nos esperara en la salida del cañón a las 2:30 PM, si salíamos antes iríamos a la poza azul (del primo frío). Seguimos el arroyo, hasta llegar al primer rapel, un tiro de unos 25 metros aprox.

A partir de ahí el cañón se tornó más vertical, y con pasos un poco más técnicos, el segundo rapel sería de otros 27 metros, cae en una poza de agua, seguimos un poco más y llegamos al tercer rapel de unos 20 metros, ahí el anclaje se veía muy desgastado y mejor bajamos con otro anclaje, pero lo retiramos, este rapel cae a una poza, y a un lado se abre otra más que estaba seca pues se llena con una cascada que surge de una cueva en la pared, pero supongo sólo cuando llueve mucho.

Ese rapel nos llevó a una plataforma amplia enmarcada en la pared donde está la cueva del ptero, con vista a la piedra parada, y por consiguiente a poco metros vimos el cuarto rapel, una bandola alrededor de un árbol, una caída de 50 metros a un lado de una cascada, un poco técnico para salir pero bajamos fluidamente.

El cañón sigue por pasos complejos pero sin necesidad de rapel, todo había marchado muy bien hasta ahora, en que Johari, se confundió y pensó que los demás habían brincado a una poza turbia, y dio un pequeño salto, torciéndose el tobillo fuertemente, por lo que ya no pudo caminar. Ya eran las 2 PM, la pusimos una férula y un antiinflamatorio y analgésico.

Lo bajamos por dos rapeles más para evitar pasos complicados, pero aún faltaban más y al ver una vereda de vacas la exploramos y decidimos salir por ahí, en lugar de seguir por el cañón. Madeleine y yo partimos para llegar hasta la camioneta (3:30 pm, 1230 MSNM aprox.) donde pedirles la movieran para esperar en la salida de la vereda, mientras regresamos con los demás y ayudarlos con Johari, quien pesaría unos 90 kilos; fue una labor muy dura especialmente para él. Samuel armó una camilla y lo llevamos por la última parte de la vereda, ya con el terreno más abierto y que pudiésemos pasar cargándolo.

Fue un alivio llegar a la camioneta y partir rumbo a la Trinidad para luego seguir hacia Potrero Redondo y de ahí a Cola de Caballo por la otra camioneta antes de llegar a Monterrey antes del atardecer para dejar a Johari en su casa, para poder bañarse e ir más cómodo al hospital.

Saludos,

Fugaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s