La viga – Inicio de semestre ago-dic 2010!

La Viga
Por: Elena Hovelman Rdz.
Fecha: Domingo 15 de agosto del 2010
Fotografías: Sheryl Rizzo

Llego el día que todos los trepacerros estábamos esperando, la primera salida del semestre. El día en el que subiríamos un cerro llamado “La Viga”. Los miembros nuevos viviríamos de cerca lo que significa formar parte de este club, y los viejos…pues ya todos unos expertos nos acompañarían en este desafío.

Estar bajo la pantalla el domingo a las 6:45am, todos con el común denominador de la aventura, la adrenalina y sobre todo, los retos, indica que vencimos la flojera y que verdaderamente queremos estar ahí. Se ven algunos nuevos con sus mochilas bien equipadas… yo creo que no saben lo que les espera, cargar esa pesada mochila a una altura de 3,700m sobre el nivel del mar. Pobres…ya aprenderán el significado de la palabra “lightpacking”.

Empieza la repartición, todos a los carros y…VAMONOS!!! Salimos los 13 carros en caravana hacia Artiaga, Coahuila. Hicimos un recorrido de una hora y media antes de estar frente a nuestro destino: La Viga. Creo que algunos de nosotros pensamos “pues no esta tan alta…y tampoco tan empinada…no creo que este tan difícil.” ¡¡¡ERROR!!! No es lo mismo ver la montaña desde afuera a estar subiéndola.

Comenzamos a subir todos juntos y después de poco tiempo los rápidos iban al frente marcando el paso en este recorrido. Después de una hora, mas no menos, de estar subiendo, el camino se hiso sumamente empinado para mi experiencia. Recuerdo haber pensado “A lo mejor me equivoque de club…seguramente este es el club de escalada y no tardan en sacar los arneses y las cuerdas para poder subir.” Para mi sorpresa no fue así, el único equipo que pudimos usar fueron nuestras piernas y quizás…si tenias suerte, una rama de pino que te podía servir como bastón.

Algo que aprendí es que por más que preguntes “¡¿cuánto falta?! ¡¿Ya vamos a llegar?!” no hará tu recorrido ni más corto ni menos doloroso así que, como me dijo un buen trepacerros…”tu sigue caminando, no preguntes y te sorprenderás cuando llegues a la cima.” Continúe con esta nueva filosofía y seguí caminado…y seguí caminado y cuando sentía que ya no podía…seguí caminado. No quise llevar reloj al recorrido precisamente porque sabía que sería un martirio para mí saber cuánto tiempo llevábamos caminado y que ni siquiera era la mitad del camino. Así que después de UN BUEN RATO (algo que para mí se me hiso eterno) llegamos uno de los últimos grupos a la cumbre… exhaustos, hambrientos y para los que no TENIAMOS tan buena condición… moribundos!!! Pero llegamos… solo para darnos cuenta que una gran parte del grupo ya estaba ahí, descansando y echándose su lunch. Nos recibieron con un gran aplauso y nos unimos a las presentaciones. Las vistas eran increíbles, los pinos altísimos y nos recuerdos, inolvidables. Pasamos un rato agradable, platicando y bromeando.

Llego la hora del descenso. No había pensado en eso hasta que recordé lo empinado que estaba el camino. De repente empiezan a bajar corriendo los miembros más experimentados del club rebasándome por los lados como nativos del terreno. Ahí fue cuando me di cuenta que estas personas verdaderamente le hacen honor al nombre “Trepacerros”. Bajaron en aproximadamente una hora. Claro que otros nos tardamos muchísimo más, tratando de resbalar lo menos posible por los angostos escurrideros que parecían mucho más difíciles que antes. Fuimos observando cómo cada vez la iglesia por donde comenzamos el recorrido y los carros crecían a la vista. Hasta que al final esos carros y esa iglesia estaban frente a nosotros. ¡Lo logramos! Sentí una alegría impresionante al igual que muchos. No hay sentimiento que se compara con haber logrado la meta. Hubo obstáculos, dificultades y cansancio pero al final vencimos esos factores y nos probamos a nosotros mismos que somos capaces de eso y más. Con esta primera salida nos dimos cuenta que nos hace falta para seguir subiendo montañas y mejorar nuestra condición. Solo me falta agradecer a todos los trepacerros guías que nos ayudaron y tuvieron paciencia con los nuevos. Nos aceptaron en este club tan bonito donde se viven verdaderas experiencias inolvidables.

Ahora… ¡a correr se ha dicho! Para estar en forma para la próxima aventura.

Elena Hovelman Rdz.

Anuncios

4 comentarios sobre “La viga – Inicio de semestre ago-dic 2010!

  1. Por qué subimos montañas? Porque están ahí. Tienes toda la razón Elena, a veces se nos olvida que la cima es la mitad del camino.
    Muy buena reseña y ánimo a todos los nuevos!

    Me gusta

  2. gracias,
    sii jaja como se podran haber dado cuenta….fue todo una experiencia para mi! ajjaja y me encantoooooo =)
    amo este club jejejej =)
    saludos

    Me gusta

  3. Elenita, estuvo super bonita y divertida tu reseña, ese día solo fui a darles la bendición por la mañana, sufría graves daños por mi odio.
    Pero me ha dado un gusto tremendo que estés dentro del club, eres bien pinche guerrera y eso te hace bien grande, bonita y feliz.

    Un besote y nos vemos el Domingo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s