Mota Chica

Reseña escrita por Leonardo Zamora
Fecha: 28 de Marzo de 2010
Título alternativo: “Confraternidad 8vo. Aniversario Cimarrones”
Fotos: Leonardo Zamora
Participantes: Oscar Araujo, Erick Swebe, Priscila Lozano, Jonathan Gibler, Alberto Uribe, Iris Martínez, David Garza, Rafael Beltrán, y Leonardo Zamora

El domingo acudí junto con mis sobrinos David y Rafa al punto de reunión en el Tec donde nos reunimos con Oscar, Erik, Priscila, Jonathan, Beto, e Iris para asistir a la confraternidad de la Mota Chica a la que nos invitó el club Cimarrones de García por su octavo aniversario.

La mañana estaba fresca, y la ciudad permanecía aún cubierta por nubes bajas, nosotros partimos en dos autos compactos con rumbo a García, dimos vuelta en una colonia nueva para luego tomar la brecha que nos conduciría al rancho al pie del cerro, donde nos encontramos un gran contingente de autos y vimos a un grupo de gente alistándose a iniciar el recorrido. Buscamos un sitio para estacionarnos e iniciamos poco después que el grupo que vimos, en el cual vimos a varios niños.

20100328_MotaChica

El camino normal inicia por el costado oriente, subiendo por una cañada que rodea una cascada por ahora seca. Ya en la arista pasamos al grupo que vimos partir, y continuamos por un sendero que subía con pendiente moderada, poco a poco fuimos percibiendo el creciente colorido debido a la primavera, con flores muy hermosas por doquier, ya casi llegando al puerto nos encontramos a Polo con su esposa e hijos, uno de 2 años y el otro de 2 meses, quien sería en miembro más joven en el ascenso.

En el ascenso vimos a algunos montañistas ya de regreso, algunos habían acampado y pasado la noche en la cima, otros simplemente no aguantaron el frío y regresaron antes de la ceremonia. El viento en la cumbre soplaba fuerte y al parecer hacía mucho frío, me preocupé por los niños pero seguimos, para llegar a la cumbre pocos minutos antes del inicio de la ceremonia, para entonces ya no hacía tanto frío, teniendo un clima muy agradable al cobijo de los pinos. Cabe decir que la vegetación es desértica en toda la montaña, pero hay pinos en la cumbre solamente.

Había mucha gente en la cumbre, entre ellos una escolta de niños con todo y banda tocando trompetas y tambores. Al concluir la ceremonia todos iniciaron el descenso y nosotros aprovechamos para tomar fotografías. Teníamos un vista magnífica, al sur teníamos La Calle, al sur-poniente la Mota Grande y la del Oso, al norte a lo lejos la Popa y la Caja Pinta, y justo frente a nosotros se erguía el Fraile (o Sapo) y la sierra de San Miguel, al oriente teníamos la zona metropolitana de Monterrey con los cerros que la bordean, el Topo, las Mitras, la Silla, Chipinque, la Huasteca, y distinguimos entre la sierra plegada el Aguiluchos del sur y el Escorpión dentro de la Sierra Madre.

Emprendimos el regreso, disfrutando de la vista y el paseo, y al bajar a un costado de la cascada seca descubrimos que el eco ahí es muy padre. Al terminar el recorrido nos recibieron con una rica comida, asistimos alrededor de 260 participantes a la confraternidad, en un ambiente muy agradable.

Saludos,
Fugaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s