El viejo

Reseña de El Viejo
Por Marc Nin

viejo6
Foto por Lando Valencia

Sábado a las 7 de la mañana, vamos llegando todos a la pantalla bien dormidos pero con ganas de partir y empezar una nueva aventura. “Cogemos” el coche y nos ponemos en movimiento, viaje largo para finalmente llegar a Zaragoza, pueblo típico mexicano, donde nos ponemos a comer para “coger” fuerzas y afrontar el reto, por el momento, más fuerte del semestre, ni más ni menos que 2100 m de desnivel.

Después de almorzar una comida casera buenísima, y de llenarnos demasiado algunos, empezamos a subir la montaña con energía y muchas ganas. Vamos contemplando el paisaje, y nos damos cuenta de que poco a poco, va cambiando de desértico a más boscoso. El clima nos acompañaba ya que estaba medio nublado y eso ayudaba a hacer una subida más agradable y placentera.

viejo3
Foto: Marc Nin

Cada vez más, el paisaje nos iba sorprendiendo con un sinfín de imágenes inolvidables; bosques fantásticos, nubes con formas y colores muy peculiares, praderas de flores que parecía que estábamos en el mundo de Heidi, cabañas de madera donde nos encontramos unos niños que se “descojonaron” de Zayra, caballos y mulas locas…

viejo1
Foto: Marc Nin

La subida era larga y dura pero valía la pena sudar la camiseta por este paisaje tan impresionante, habían tantas cosas que nos llamaban la atención que no dejábamos de tirar fotos. Y si en algún momento a alguien le fallaban las fuerzas, entre todos nos íbamos apoyando y animando para seguir adelante.

 

La recompensa a tan buena subida fue ver el atardecer, aunque aun nos quedaba un último empujón para llegar a tocar la cima, y este último tramo aparte de tener una pendiente más pronunciada, había la dificultad de hacerlo de noche, y con mucho mucho frío, por lo que utilizamos la técnica de abrazarnos en círculo para darnos calor unos a los otros y conseguir finalmente llegar a alcanzar la cima todos juntos, con la trepafuerza que nos caracteriza. Una vez arriba, rápidamente buscamos un “plano” para acomodar las tiendas, y bueno, tan plano no acabó siendo, eso sí le sacamos todas las piedras y ramas “un curro que te cagas”. Cenamos y ya nos pusimos a dormir, bueno dormir lo que se dice dormir fueron unos pocos los que lo consiguieron. Entre piedra y piedra, frío y ronquidos  se hacía bien difícil conciliar el sueño.

viejo2
Atardecer. Foto: Marc Nin

Por la mañana, solo dos valientes, Sergio y Gorka, se levantaron para ver el amanecer, aunque mucho no pudieron ver… Poco a poco los trepas íbamos saliendo de las tiendas  y las montañas comenzaban a despejarse. Un desayuno y comienza la bajada.

Empezamos a descender a muy buen ritmo, una vez encontrado el primer sendero. Bajamos corriendo rápidos, muy rápidos, sobretodo en la parte del bosque alto. Allí es donde yo me lesione el tobillo 😦  a media bajada y con un buen trayecto por recorrer.

viejo4
Foto: Marc Nin

A medida que íbamos bajando, el clima se iba poniendo más duro, y ya todos estábamos reventados. Nos fuimos desperdigando, pero poco a poco fuimos llegando todos al pueblo, donde nos esperaba un refrescante riachuelo para mojarnos de arriba abajo.

Y de allí, volvimos a comer la riquísima comida casera para recuperarnos de la caminata, y finalmente nos regresamos a casa, eso sí, con ciertas dificultades para salir del pueblo.

En definitiva, una salida muy completa y divertida, que te deja con ganas de más. Esperando ya nuevos retos y aventuras. Hasta la próxima salida Trepas!

Anuncios

7 comentarios sobre “El viejo

  1. jaja chida reseña
    e cataluño! que cosa es un curro que te cagas! Pero si… recuerdo que ustedes solo querian seguir cavando y ya ni habia piedras!

    Me gusta

    1. jajjaja que risa con esto jajjaj “Pero si… recuerdo que ustedes solo querian seguir cavando y ya ni habia piedras!” me imagno a todos dormidos y los canarios cataluños cave y cave jajja =)

      Me gusta

  2. Muy bien los detalles,

    Solamente creo que se te pasaron algunas preposiciones. En el primer párrafo te falto un ”en” después de la palabra coger y un ”con” después de la segunda palabra coger. Así creo que ya se entiende lo que querías decir, pero que vulgar comoquiera :).

    Saludos

    Me gusta

  3. Que pedo no con los anónimos, sin comentarios.. David “un curro que te cagas” es trabajar duro en algo. Le COGIMOS el gusto al sacar piedras, así también nos sacábamos el frío de encima.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s