Guadalupe-Sur, La Silla ff

Reseña escrita por Luis Leonardo Zamora (Fugaz)
Fecha: 20 de Noviembre de 2005
Título alternativo: “Intento de sillología”
Fotos:

Nos reunimos el domingo temprano para formar un grupo de 12 exploradores, para intentar subir al pico sur, el de mayor nivel del cerro de la silla, y uno de los más complicados de la ciudad, y algunos de nosotros buscábamos recorrer todos los picos en esta salida.

El grupo lo conformamos: Gloria Colunga, Zahyra Meneses, Erika Duarte, Naayeli (una chica de Tlaxcala que no tenía experiencia y pensó hacer su primer salida en uno de los recorridos más demandantes), Juan, Luis Enrique Reyes (primo), Enrique Sandoval, Joaquín Reyes, David Salas, Sergio Fernández, Alex Esquivel y Leonardo Zamora (redactor).

El cielo estaba medio nublado, no estábamos seguros si se despejaría o se nublaría más, además de que chispeó un poco, aún así decidimos subir, y si llovía nos regresaríamos. El suelo estaba húmedo, pasamos por la colonia “San Ángel”, y los vecinos nos desearon suerte luego de recomendarnos tener cuidado por lo resbaladizo del terreno.

Dejó de llover, pero el cielo permanecía nublado, y la vereda no se lograba secar, esperaba que de regreso estuviera más seco. Subimos a ritmo un poco más lento de lo deseado, pero aún así teníamos posibilidad de recuperar el tiempo. Pasamos por el pico llamado “el dedo del diablo”, que pareciera enmarcar una majestuosa entrada al cañón donde nos encontrábamos.

Siguiendo el ascenso llegamos al “espejo”, una enorme plancha de piedra (15 metros aproximadamente), que escalamos, sólo que tenía la dificultad de estar húmeda. Pensamos poner una cuerda para los nuevos, sólo que subieron antes de que la pusiéramos.

Justo a media escalada en el espejo, me habló Ángel Cruz al celular, no pude responder, pero quería saber dónde estábamos para unírsenos, pues le cancelaron la clase que le impedía acompañarnos, pero como no pude responder, decidió subir al pico norte y esperarnos ahí. Seguimos el ascenso por la vereda que se mantenía por el costado sur del cañón, sin embargo en un punto da un giro de 90 grados, donde empezaba lo bueno, justo aquí Alejandro decidió regresarse pues debía llegar temprano a su casa.

La vereda normal al pico sur sigue topando hasta el costado norte, pero nosotros nos dirigimos al pico Guadalupe, siguiendo la vereda más marcada. Por aquí pasamos por varias escaladitas, que intensificaron nuestra atención, además de que fue difícil esquivar a las lechuguillas, una de ellas me picó en la zona de la lonja en una escalada.

Finalmente llegamos a la cresta, justo donde hay unas cadenas, haciendo una vía ferrata para poder subir con más seguridad hacia el pico sur, ahí se quedaron a descansar Erika, Zahyra, Naayeli, con los dos Enriques; mientras Sergio y yo buscamos alcanzar a Gloria, Juan, David y Joaquín que marchaban en la punta, y se dirigían a la cima del pico Guadalupe.

Para entonces se escuchaban truenos, y parecía que llovía por Santiago, eso me hizo dudar entre seguir o regresar de inmediato, pero esperamos para ver que la lluvia más bien se alejaba. La vereda que da a la cima del pico Guadalupe está inmersa en un verdor increíble, musgo, helechos, geranios entre los árboles; para cuando alcancé la cima David inició el regreso, firmé el libro con los demás y tomamos las fotos de rigor.

Nos reunificamos debajo de las cadenas que dan al pico sur, para proseguir el ascenso, luego de deliberar pues yo aún no estaba seguro de seguir con todo el grupo. En eso, me habló Oscar al celular, venía llegando de la expedición al volcán Iztaccíhuatl, y quedó de alcanzarnos ahí, o en nuestro regreso. Decidimos que era mejor seguir al pico sur y regresar por el otro camino que está más libre de lechuguillas y menos escaladas. Sin embargo me confundí, y dejé que Naayeli descansara bajo las cadenas pues se sentía nerviosa, y luego tendríamos que regresar por ella.

Naayeli se quedó dormida dos horas, y sólo se despertó al darse cuenta de que la rondaban unos zopilotes, que intuían que les habíamos dejado un tributo, pero no se acercaron. El terreno estaba seco, así que pudimos proseguir. La escalada por la pendiente de las cadenas estaba muy expuesta, justo en la cresta, y si no fuera por la vía ferrata sería muy difícil dicho paso.

El grupo se extendía por las escaladas y pasos uyuyuy, un acantilado de más de 100 metros al costado de la cresta; por lo que para cuando los últimos estaban alcanzando esta zona, Gloria ya estaba en la cumbre esperándonos. Pasamos por unas rocas de cresta, para luego seguir por un costado de la pared, subiendo por el costado del precipicio hasta llegar a una chimenea que da a la cima.

Estuvimos un buen rato en la cima tomando fotos y firmamos el libro, para descender, y buscar la vereda o el camino por donde bajar a la “U”, y ya de ahí cruzar al pico Norte y luego al pico de la antena para completar la sillología, sólo que no encontramos el paso, salvo unos anclajes para bajar en rapel, el mismo que se pusieron en la competencia en Junio, pero era un rapel de 150 metros, y no estaba seguro de que hubiera anclajes intermedios.

Gloria exploró un chorreadero sin éxito y decidimos regresar, en eso vimos a Ángel en la cima del pico Norte, nos tomamos fotografías y nos despedimos, él iría al pico de la antena antes de bajar.

Nos detuvimos para comer en el punto donde parte el otro camino, mientras Sergio y yo regresábamos por Naayeli que esperaba dormida debajo de las cadenas. David tenía prisa y se adelantó solo, mientras los demás comían en la cresta; David se encontró a Oscar cerca de la piedra espejo, y le dijo dónde encontrarnos.

Justo cuando llevábamos 200 metros de descenso, vimos a Oscar arriba en la cresta y bajó a nuestro alcance para regresamos juntos, y platicarnos de la expedición al Iztaccíhuatl, venía con mucho aire. El descenso fue lento, y decidimos poner la cuerda en la piedra espejo para mayor seguridad. Afortunadamente llegamos con luz de día hasta la colonia, pues justo ahí cayó se obscureció. Pasamos a visitar a Lupita para luego repartirnos, y algunos le seguimos jugando una partida de Risk en mi casa. Eso fue todo.

Saludos,
Fugaz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s